lunes, 12 de diciembre de 2011

Entrevista: Lucho Rossel

Entrevista con Lucho Rossell
Página(s) Web: ¿Tiene Dientes?

¿Quién es?
Dibujante de larga trayectoria en la escena underground peruana, fundador y participe de tres números de la legendaria revista Tiene Dientes,  ahora colabora semanalmente con su mordaz humor gráfico en el suplemento El Otorongo de PERU21. Rossell es un caricaturista de combate exponiendo con su trazo y su humor la bestialidad humana.

Entrevista realizada el 4 de Abril, 2011*

Los problemas te exigen ser creativo: la imaginación al poder.

… por mi estaría todo el día tirado en la cama, ¡pero no se puede! ¿Qué hacemos? ¡dibujar algo!

¿Tú te consideras caricaturista, humorista…?
Terrorista grafico (risas).

¿Qué papel crees que puede jugar un caricaturista dentro de los medios?
Caemos en el problema de las definiciones. Si te das cuenta la mayoría de mis trabajos no buscan la desproporción, rasgo típico de las caricaturas,… básicamente lo que yo hago es dibujo figurativo: lo pongo en una acción determinada y  le añado un texto que refuerce  el  trasfondo de la acción. Técnicamente no es una caricatura, es solo un dibujo figurativo pero por el tono de la imagen y muchas veces por el texto, es humor gráfico.

Cuando uno hace humor gráfico, necesariamente tiene que conmover. Si no provocas esa reacción inicial, esa conmoción, ese  ¡¿qué chucha es esto?! Fracasaste. Te pones en el carril de la noticia escrita y ahí los dibujos estorban. Pero si lo logras, ya tienes a alguien sentado irrenunciablemente frente a ti. Ese es el papel que juega el humor gráfico dentro de un medio. Atrapar para conmover.

¿Qué papel crees que tiene la risa?
Hay tantos papeles que juega la risao como definiciones de risa. La risa cachosa, la risa despectiva… pero yo me quedo con la carcajada: es esa que mientras ocurre, no puedes hacer absolutamente nada más. Te toma. Esa risa debe venir de los primeros tiempos de la humanidad. Esa risa es terrible. Bergson decía que la risa es un correctivo social, yo no estoy de acuerdo. ¡La risa como carcajada es antisocial! ¡Destruye todo! Cuando te ríes de esa manera, estás en un estado alterado de conciencia, un pequeño trance, todo se cae. No existe idioma ni finalidad ¡nada!— solo la risa. Rebotas como un bulto incontrolablemente. ¡Conseguir provocar esa risa!

Por ejemplo  hay otro tipo de risa que involucra el pensar y el sentido que le quiso dar el autor. Es el humor político. Tú te ríes de un político y no queda igual. Hay políticos cuya carrera se ha ido a la mierda al lado de una campaña feroz de humor.

Yo creo estar vacunado contra la risa. La idea que tengo de mi será siempre peor que la que puedan tener los otros. O sea río al último para reír mejor.

Mucho de tu trabajo hace referencia a la bestialidad, como el ser humano pese a sus ciudades y su avanzada civilización de alguna forma no llega a ser civilizado…
Yo no estoy seguro de que el hombre salvaje e incivilizado haya sido peor… No me ha tocado vivirlo, pero puedo pensarlo. Encuentras mucha violencia también entre gente del campo o de zonas alejadas de las ciudades.

Yo no sé si el hombre sea bueno por naturaleza. En todo caso, vivir así, todos juntos, apretados y con presiones, quizás exacerbe una insociabilidad innata.

En carne propia he experimentado que alguien preparado, cultivado pero bajo mucha presión puede dejar salir actitudes que en otras condiciones podría elaborarlas como texto o dibujos, no como gritos ni como golpes…

Somos lo que siempre fuimos. Los afeites se van a la primera verdadera situación de apremio. Solo podemos hablar de lo que somos, de nuestra pequeña `parte de la verdad. Al final de cuentas La Verdad es una suma de todas las verdades. Y hasta que no la tengas, más vale que no te pongas a pontificar. Y, como nunca la vas a tener, quédate tranquilo, haz tus cosas con tu parte de verdad. En mi viñeta está mi parte de verdad.
Al hacer humor político hago exactamente eso: exponer el abuso de poder que conozco al dedillo pues está  también en mi,  solo que en manos de políticos-que ostentan además el monopolio de la violencia-ese poder es muchísimo mayor. Es decir, hablo de mi pero hecho monstruo.

Tú comenzaste con una revista en el 1992 de historietas en la cual publicabas a diversos autores, llamada ¿Tiene Dientes?, ¿Por qué sacarla, que pretendían?
Acuérdate que estaba Fujimori. Nadie publicaba nada. Todas las revistas eran muy Light, muy tranquilas. En ese entorno sentí la necesidad de expresarme, decidí sacar una revista. Dentro de mi ingenuidad… (Acá te agarraban y te desaparecían…) Yo dije: voy a dibujar, editar mí revista sacamierda, y me voy a parar en San Marcos, y ahí la voy a vender.

La empecé a hacer sin saber exactamente como quedaría ni que secciones tendría ni nada solo empecé a hacerla. En esos día conozco a Miguel Det y ya casi al final a Jesús Cossío .Al final éramos cuatro personas. La terminamos y la vendimos sobre una maletita en la calle Venezuela. Pasaba gente en corbata, preguntaba cuanto costaba, nos sacaban fotos… pero nunca nos hicieron nada. Estaban viendo quien chucha éramos. Incluso los de Sendero nos estaban investigando.

Al final salimos en varios medios, se hizo conocida y se vendió como pan caliente. Todo con la misma ingenuidad con la que decíamos que el gobierno se iba a caer, que no podía durar más. Pero era la época de los crímenes de La Cantuta. Cuando unos universitarios y profesores de la Cantuta fueron secuestrados, torturados, asesinados y enterrados. Cuando se hizo la denuncia, el gobierno lo negó… la cosa es que en un momento se da un telefonazo,  dieron el datazo que acá estaban enterrados, fueron y efectivamente, aparecieron unas llaves, y luego los cuerpos de los estudiantes enterrados con sus profesores… es uno de los crímenes por los cuales está preso Fujimori. Lo nuestro de sacar una revista así en esa época era una ingenuidad. Ahora lo pensaría mucho.

De ahí no volvió a salir por un tiempo, hubo muchos problemas con la distribución, con el cobro… te salía más caro ir a cobrarla revista al kiosco a que te la pagaran. No recuperamos el  dinero nunca. ¡Pero la experiencia es única! Mucha gente recuerda la revista. Te remite a una época donde no se editaban muchas cosas críticas a la dictadura de Fujimori.

Tapa del libro Rupay, edición Española.
Reseña en Encuentro de Lecturas.
En el 2008 la editorial Contracultura público al libro Rupay, donde colaboraste con varios otros¿Qué importancia tiene revisar la guerra sucia y porque abordarlo en Historieta? ¿Cuál fue tu proceso de trabajo en la novela gráfica de Rupay? ¿Existe mucha investigación detrás?
Hay muchísima responsabilidad en un trabajo así. Estamos elaborando ya no una historieta sino un verdadero documento histórico, una fuente de información de la cual en el futuro pueden partir futuras investigaciones. Hubo por tanto, mucha investigación y trabajo previo. Me tocó colaborar con la discusión previa al guión, para que lo terminara de definir Alfredo Villar. Luego Jesús hacia los lápices y yo hacía correcciones y pasaba tinta final. La importancia de un proyecto así, de revisar una etapa tan dolorosa de nuestra historia y sobretodo una etapa tan llena de oscuridad, de desinformación, dado que reinaba absolutamente la dictadura de Fujimori, es crucial. Rescatamos la verdad de los hechos, nuestra verdad, ya que como dije líneas arriba: Solo podemos hablar de lo que somos, desde nuestra pequeña parte de la verdad. 


Hace algun tiempo saste un libro de historieta  sobre la educación titulado Entre Cuadernos y Barrotes con Jesús Cossío. ¿Si se les enseñara una cosa a los niños que se les tendría que ensenar?
El niño básicamente está ahí para convertirse en lo que la sociedad quiere que termine siendo. Tú lo puedes hacer en un granuja, o un tipo lleno de posibilidades, poderosísimo… Simplemente se le debería enseñar a ser él mismo. Hay un potencial ahí riquísimo. Yo con mi sobrino cuando era más pequeño mantenía conversaciones larguísimas, y me terminaba enseñando muchas cosas. Se les tiene que dejar el camino libre para que puedan llegar a ser lo que podrían llegar a ser, ni más ni menos. ¿Qué se les puede enseñar? A desaprender… una escuela de desaprendizaje sería buena, incluso para los adultos. Yo mismo iría a esa escuela. Yo reconozco que tengo prejuicios de mierda, que no puedo quitarme de encima.

Por ejemplo, yo técnicamente no soy racista, pero vengo de una familia racista. ¿Cómo desaprendes eso si ha crecido agazapado junto a ti? Leyendo, pensando, contrastando experiencias. Esas partes  oscuras salen de uno cuando menos las piensa, Todo lo que uno va reprimiendo socialmente, sale muchas veces en medio de una borrachera. Hay amigos bien bacanes, libertarios, que borrachos los escuchas decir estupideces. Está muy dentro.

La primera edición del libro tenía texto. Luego se sacó una edición sin texto, con puros dibujos. Yo sé que en varios colegios está en la biblioteca ese libro, y que lo han estudiado en algunos cursos de algunas universidades, pero lo que falto fue más difusión.

A veces nosotros como autores terminamos de hacer un trabajo, de dibujarlo, de editarlo, y avanzamos a otros proyectos. Yo no sé si nos toca eso como autores, pero alguien tiene que encargarse de la difusión.

Tú hiciste también un trabajo de cartón en el estilo de Guamán Poma. ¿Para ti que significa el cronista como referente Peruano?
Fue un proyecto auspiciado por el Congreso de la Republica. Ellos llamaron a Miguel Det para que hiciera los dibujos. La idea era utilizar el estilo de Guamán Poma. En Nueva Corónica y Buen Gobierno, Guamán Poma se queja de y retrata los abusos del Virreinato en el Perú. Tiene un carácter contestatario, critico, que es aplicable a cualquier país y lugar donde se siga abusando del poder, donde existan dictaduras o gobiernos represores.

A mí me llamaron para hacer la continuación del proyecto, un segundo tomo abarcando desde el 2000-2003. ¡Det hizo desde el origen del mundo hasta el 2000! (Risas). Empezó con las teorías del Big Bang, con el dibujo de Poma— ¡ese es un librazo! Miguel se reunía con Pablo Macera, que era el historiador de más peso en ese momento. Después apareció subido en un camión de propaganda de Fujimori bailando con dos vedettes. Y su reputación se cayó. Al pata ya no lo entrevista más nadie. En su momento era admiradísimo… Esa huevada que todavía no la entiendo. Como alguien de su reputación pudo poner en riesgo todo eso…
Cuando yo trabaje en el proyecto, ya no era con Macera, y me salí un poco de la estética de Poma, dándole algo de estilo mío.

¿Cómo las viñetas siempre manejan un título y subtexto, como decidías como componer el texto, cosa muy particular en Poma? Si en la historieta se estila la exageración de ciertas titulares, Guamán poma también manejaba su propia estética.
Había que solucionar el problema de integrar el texto. No hay globos, entonces el texto se tenía que acercar mucho a los personajes para que se entienda quien es el que está diciendo algo. Es un problema de composición que había que prever con anticipación. Dejando reservados los espacios antes de dibujar.

Un tema que tratas y creo aun perdura en toda américa latina es el choque entre proyectos gubernamentales de impuestos y la resistencia popular, en muchos casos de la población indígena, ¿cómo viste el caso de la selva de Bagua?
Quisieron lotizar la selva. La gente que vive ahí tiene sus muertos enterrados ahí. Su cosmogonía es mágica, involucra a los animales, a las plantas y la tierra. Respetan mucho su medio ambiente, imagina a esa  gente ver sus bosques desaparecer, ver sus ríos un día de color verde, otro día de color rojo…

Este Dionisio Romero  (amigo de Alan García y multimillonario) quería comprar un pedazo de la selva, y bueno. A los indígenas les dieron 45 días para la negociación. El hombre de la selva es un hombre que te mete un cuchillazo si considera que te estas metiendo con su familia. En esos 45 días se fueron organizando. Tuvieron comités, 
se reunieron aldeas. Al final, el estado mintió, dijo una cosa e hizo otra, se interrumpieron las conversaciones,  metieron a la policía, una policía alentada por el propio presidente a disparar sin ninguna responsabilidad. El asunto es que al final bajaron miles de nativos del monte y atraparon un puñado de policías mal armados. Los cercaron. Se tuvieron que rendir las fuerzas castrenses y se tuvo que retirar el gobierno. Muertos y heridos por ambos lados.

 El hecho fue utilizado para mostrar a esta gente como salvaje, como primitiva, y luego, con la razón del “progreso” llegar con más fuerza allá e imponer. No lo lograron. Igual la respuesta internacional fue fuerte. Ganaron los lugareños. Pero, quedan frases… Alan García los llamo “ciudadanos de cuarta” y hablo del “progreso vs. el primitivismo”. Esa es la postura del libre mercado. La selva sigue siendo un lugar preciadísimo, con muchas cosas: tiene agua (algo que ahora escasea por todos lados), la posibilidad de generar energía, madera, gas,… el futuro del país está ahí. Eso de Bagua fue importante, marcó como van a ser los conflictos del futuro.

En el Perú hay tres regiones principales…
Costa, sierra y selva y entre ellas varias más. Cada una con su diferente flora y fauna. … Hay muchas patrias acá. Podrías hacer varios países con sus intereses propios, con sus dialectos y sus propias políticas, es bien complicado.

Trabajas mucho el tema de la marginalización de los indígenas, del olvido…
Un padre de familia que  se larga a chupar y se olvida de su familia, no es lo mismo que un estado que se ocupa de la capital y se olvida de muchas zonas del país.

Si tú eres mierda, y te multiplico por cien eres cien veces más mierda. El estado es un millón de veces más mierda de lo que pueda ser yo.

Tienes que combatir la mierda afuera pero también la mierda aquí dentro (tocándose el pecho)...

Moralmente hay que estar con el menor, con el más débil. Con el discriminado. Buscar el equilibrio social.

Utilizas la gente indígena en tus cartones, como comentaristas…
Es que son mayoría en Perú. Son el Perú real que no sale en la propaganda.

¿Cómo crees que afecta la identidad la globalización homogenizante?; ¿cómo se puede defender la identidad?
La diversidad enriquece a los pueblos. Pero tampoco la diversidad ocurre sin cambios. Lo único constante es el cambio, para bien y para mal. Yo no creo que se deba restringir la entrada de la tecnología “la modernidad”, otra cosa es que te quieran desaparecer del mapa, ¡eso no! ¡No queremos de estos huevones, nada! El cambio, pero de una manera natural. Lo que si hay que defender a ultranza, que va más allá de cada pueblo es la dignidad e la relaciones.

Hay pueblos que se cierran a cambiar, pero terminan bailando de la misma manera, para un grupo de turistas. El mundo te va a pasar por encima. ¡Abre la puerta! Pero mantén una relación digna.

¿Cuándo te metiste en la farándula política, a trabajar para El Otorongo?
A mí no me gusta nada la farándula política. Yo no creo que gane nada repitiendo “este huevón es un ladrón”, como decía Nietzsche, el que pelea mucho tiempo con monstruos, corre el riesgo de convertirse en monstruo.
Estoy entre los pocos que pueden vivir en el Perú de hacer humor gráfico y sé que se va a terminar. Vendemos 80,000 ejemplares los viernes. Multiplica ese número por cinco, que son los miembros promedio de una familia y te darás una idea de la cantidad de gente que lee lo que hacemos.¡ Cuánta responsabilidad!

¿Cómo se mantiene uno informado en un contexto mediático donde la primera plana lee MANDAN ROBOCOP A JAPON, MILAGRO EN EL CIELO SOBRE FUKUSHIMA, etc. ¿Cómo haces tú para mantenerte informado?
Para empezar, no leer periódicos. Yo trabajo en un periódico que tiene una postura de centro-derecha. Y me veo obligado a leerlo para ver cómo viene la mano. Busco información en internet, escucho lo que se dice en la calle, converso con amigos... Luego, cuando se lo que quiero decir, veo cuales son las reglas del periódico, y me pongo a pensar como darles la vuelta en el caso de que no coincida con mis criterios.

Acá hay libertad de empresa, no de opinión. Puedes poner un prostíbulo pero para opinar determinada cosa debes ver primero si el medio donde laboras te lo permite. Tú sabes en qué medio estás y luego vez que posibilidades tienes de expresarte, qué estrategia usarás para sacarle la vuelta en caso tu opinión difiera. Hay periódicos acá de izquierda que no te permitirían poner una broma sobre Ollanta o Chávez así como hay periódicos de derecha que no tocarían a los grandes empresarios o grupos de poder.

Todo tiene solución, menos la autocensura. Esa si sería huevada. Que yo me autocensure y no me dé cuenta
.
¿Tienes referentes gráficos, artistas que te gustan?
No tengo muchos referentes… para empezar yo no dibujo mucho. Si pudiera hacer otra cosa que no fuera dibujar para ganar dinero tan fácil lo haría… No me gusta mucho dibujar. Jesús Cossío es una persona que está en la combi y está dibujando en el boleto. Yo no. Yo puedo pasar un mes sin dibujar nada. Bueno, ahora no, porque trabajo para el Otorongo que es semanal, y algunas revistas por ahí, pero antes me pasaba meses sin dibujar nada. Lo que pasa es que toda mi puta vida he dibujado, y soy lo suficientemente flojo para no dedicarme a otra cosa. Yo he sido ayudante de arquitecto, he vendido huevada y media, hasta he sido manager de grupos de rock, pero lo que mejor me sale es estar tirado en la cama, ¡pero no se puede! Entonces que pasa, dibujas algo. De cuando en cuando me daba cuenta que si no dibujaba algo me iba a morir de hambre.


Como tengo mis ideas, mis lecturas, mi posición, después lo dibujo y expreso mi punto de vista, y funciona. De pronto ahora me encuentro no sé cómo haciendo humor político. Soy cachoso, soy jodido, pero ¿humor político? No sé qué voy a hacer después. ¡A Jesús sí me lo imagino dibujando en su tumba! Yo no.

Tú crees que hay una brecha generacional en los que vivieron los 80s y los de después…
Año con año las brechas generacionales se acortan. La tecnología, el internet hace que sean cada vez menos los años que separan en grupos llenos de complicidad llamados generaciones. Antes si creo que era como cada diez años por “generación”. Yo soy de los 80s y si éramos muy politizados todos. Se cambió la pasividad del Hippy por la violencia del Punk, del Subte. Cuando yo trabajo, si quiero llegar a los que ahora tienen 20 años, tengo que pulir mi discurso, para que no salga vetusto, porque los modos envejecen, no las causas. Hasta las palabras envejecen. Cuando te toman una palabra tienes que buscar otra, buscar un sinónimo.

¿Qué técnica utilizas para tus trabajos?
Yo pintaba óleo, acuarela, etc., toda esa vaina clásica… Ahora todo lo he simplificado por razones de tiempo y de cierre de edición. ¿Tú te acuerdas como era antes de que llegara el internet y las computadoras? ¡Todo era con pegote! Tú mandabas a imprimir los textos, agarrabas tu papel mantequilla y pegabas los textos. ¡Yo nunca más volví a trabajar así! ¡Qué bestia! Parecía un monje copista. Ahora tienes alternativas.

El tener que publicar los jueves cinco dibujos, hace que yo ya me olvide de pintar a mano. Trabajo lo más rápido posible. Papel blanco bond, tinta china, luego escaneo y Photoshop. Le pongo sus colores, dos o tres baldes, su sombra y listo.

Se ha perdido algo. Son los requerimientos de una publicación, ¿no es cierto?, de estar en un medio así. ¿Pero cómo se recupera la calidad artística? Para  mí es importante que tenga belleza la viñeta, que sea en si atractiva. Un golpe visual que te detenga pero que también sea armoniosa. Pienso la composición, y una vez que tengo eso todo bacán… caballete, pero eso es personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada